What we must

De música, buena onda y otras hierbas.

02 octubre, 2005

Pilotos femeninos FACH

Lobas del aire:
Las piloto de guerra chilenas hacen rugir el cielo

Me atrevo a decir que algún día las
mujeres podrán ser piloto y no se
considerarán una rareza.

Amelia Earhart

Estas palabras pronunciadas hace más de medio siglo por una de las pioneras de la aviación mundial, ya no suenan a profecía. A partir de este año, y por primera vez en la historia, los aviones de la Fuerza Aérea surcan el espacio aéreo chileno piloteados por mujeres.
Mientras Amelia Earhart inscribió su nombre en el olimpo aeronáutico en 1932, por ser la primera mujer en cruzar el Atlántico sin acompañante, en pleno tercer mileno las subtenientes María José Casasempere, Loreto Vidal y Karina Miranda harán lo propio al convertirse en las primeras oficiales en recibir la anhelada piocha roja, el sello distintivo de los pilotos de guerra criollos.
Es que a pesar que cada vez hay menos profesiones exclusivas para hombres, para las mujeres el aire se había convertido en un espacio muy esquivo. En Estados Unidos el 16% del personal de la Fuerza Aérea es femenino. En 1976 autorizaron a la primera mujer a iniciar entrenamiento militar en aviación. Un año después lo hacía la primera navegante y recién en 1993, la primera piloto de aviones jet militares.
Salvo la excepción de Margot Duhalde, piloto chilena que peleó en la Fuerza Aérea Libre del general De Gaulle, por cuya destacada participación fue condecorada con la Legión de Honor de Francia, la historia de la aviación militar chilena está escrita casi completamente por hombres. Hasta antes de 2000 en la Fuerza Aérea las mujeres no podían ser oficiales, sólo cumplían funciones de servicio. Sin embargo, todo cambió con la promoción de Karina, María José y Loreto, ya que cualquiera de ellas, o de sus compañeras, pueden optar al grado de generales, e incluso al cargo de Comandante en Jefe.
Amen de uno u otro caso puntual, dicen no haber sentido discriminación, pero sí una doble responsabilidad, ya que, mal que mal, estaban abriendo ruta.
Por tradición cada generación de oficiales adopta un nombre, la de ellas es la promoción Lobo. De los 159 aspirantes a cadetes que ingresaron el primer año, 40 eran mujeres. De ellas 15 egresaron como oficiales en 2003, pero sólo cinco concretaran el anhelo de todo cadete Fach, pilotar su propia aeronave.
Es que el camino a las alturas es largo y sacrificado. Después de cuatro años en la Escuela, se debe hacer el curso de vuelo por instrumentos, de seis meses de duración, en Puerto Montt, para luego optar a una de las tres especialidades de los pilotos de guerra: Transporte, Helicópteros o Combate.
A pesar de que estas jóvenes oficiales no han perdido ni una pizca de sensualidad y coquetería (la que, dicho sea de paso, el uniforme realza), los años en la institución dejan su huella: hablan cortado, se mantienen serias y cuando se relajan en la conversación, llevan sus brazos a la espalda, mientras la mano derecha sostiene a la izquierda, en la clásica postura de descanso prusiana.

\SILFIDE GUERRERA
En la Fach dicen que no es necesario ver volar a un piloto para saber qué tipo de nave vuela, basta con el temperamento para reconocerlos. En el caso de Karina Miranda esta máxima se cumple a cabalidad: reservada, de respuestas cortas, certeras y letales, no es difícil adivinar que se prepara para ser la primera piloto de combate femenino de Chile.
“En mi familia no tengo ni uniformados, ni pilotos ni nada, pero desde que tengo memoria que tuve ganas de volar. Siempre está la opción de seguir una carrera civil, pero yo quería ser piloto de la Fuerza Aérea. Quise ser piloto de combate, porque si bien todas las funciones son importantes, si llega el caso de tener que defender a mi país, a mí me gustaría ir adelante, estar en la línea de combate” explica sin aspavientos, pero con convicción.
-Da la sensación que los pilotos de combate son los más “bacanes” de todos
–La misión del piloto de combate es distinta. Cuando en el sur los temporales dejan aisladas a personas, y llega el piloto de transporte con ayuda, el más bacán es él, te lo aseguro. Depende mucho desde qué punto de vista lo mires –reflexiona unos segundos y sigue– A ver, claro, es cierto que los que venimos a hacer el curso en cantidad somos menos, en el fondo eres como un grupo especial, pero cumplimos una misión distinta. Esto es lo que a mí me gusta, y me creo el cuento porque es lo mío, nada más.
Si la Fuerza Aérea era una institución sobrecargada de testosterona, el Grupo Nº1, emplazado en Iquique, donde se encuentra la Escuela Táctica de pilotos de combate, era definitivamente un club de Tobi…hasta el arribo Karina. Su llegada generó mucha expectación en la base, pero como su Jefe de curso indica, “La única sorpresa ha sido la absoluta normalidad con que se ha desarrollado todo”. Lo que corrobora su alumna: “No me tratan ni mejor ni peor por ser mujer. Entrenas y estudias igual que todos, no hay ninguna diferencia”.
Pero donde, muy a pesar suyo sí marca diferencia, es en el look, ya que con el traje Anti-G puesto, el casco con la mascara de oxígeno suelta a un costado y el visor abajo, se transforma en una sílfide guerrera. Más cuando reconoce que su sueño, como todos los pilotos de la Fach, es volar uno de los diez F16 que llegan el próximo año. Pero como aún falta tiempo, prefiere ganar horas de vuelo en su A-36. “Vamos paso a paso, primero terminar el curso, ganar experiencia, después veremos si se puede o no, pero si me preguntas, claro que quiero “.

\SOLIDARIDAD AEREA
Si Karina tiene la precisión de un caza, Loreto Vidal posee el paso firme y la personalidad expansiva del Twin Otter que pilotea. En noviembre de 2003 la subteniente se convirtió en la primera mujer piloto que voló un avión de instrucción Pillán T-35 completamente sola, sin instructor ni nadie que la acompañara. En julio de este año volvió a escribir su nombre en la historia de la Fuerza Aérea, al convertirse en la primera mujer en vestir la piocha roja que la acredita como Piloto de Guerra, tras graduarse del Curso Táctico Multimotor, en el Grupo Nº5, en Puerto Montt.
Por ser hija de un piloto de F-5, la vida de Loreto estuvo siempre rodeada de aviones. “Cuando era chica, cada vez que podía, mi papá me invitaba a volar, me mostraba la cabina, me contaba para qué servían los controles. Para mí era algo muy natural, por eso, cuando se abrió la posibilidad de que entraran mujeres a la Fuerza Aérea, no dudé en postular”.
Uno de los aspectos que más le gusta de la especialidad de transporte, y que explica en gran medida su opción, es la veta social que tiene: “Cuando ocurren catástrofes o desastres naturales, puedes llegar con ayuda a quienes lo necesitan. El Twin es muy eficiente y versátil, puede aterrizar en una cancha de fútbol y tiene gran autonomía de vuelo” explica.
Pero esta no es la única faceta social de su profesión. Hay otra tan inesperada como involuntaria: Loreto se ha transformado en el “chiche” de sus amistades extra uniformadas. “El otro día me encontré con una amiga que no veía hace como seis años y me dijo: ‘no nos vemos nunca, pero siempre me quiebro contigo, a todo el mundo le cuento que tengo una amiga que vuela aviones’. Es que mis compañeras de colegio son mis mayores admiradores, me celebran todo”. Pero así como la celebran, también se ríen y la molestan por ese hablar cortado tan típico de los uniformados.
Si gana las horas de vuelo suficientes y la experiencia necesaria, el siguiente paso es volar algún avión de transporte pesado, como el Hércules C-130, o uno de los Boing de las institución, con lo que quedaría certificada para pilotar el avión presidencial, en giras nacionales e internacionales, y efectuar rutas tan complejas como la que une Punta Arenas y la Antártida.

DIVINIDAD CON ASPAS
María José Casasempere tiene varios “primeros” a su haber: Es parte de la primera promoción mixta de la Fach, es la mejor alumna (primera antigüedad) de los 82 aspirantes a oficiales que se graduaron en 2003, con lo cual se convirtió en la primera alférez mayor femenino, y cuando termine el curso táctico de helicópteros, junto con su compañera Bernardita Astudillo, serán las primeras mujeres en volar los poderosos UH-1H.
Su afinidad por el aire viene determinada desde la cuna: hija de piloto comercial, en su casa aviones, alturas y turbinas eran materia de conversación recurrentes. Es así como ella y su hermano menor, Felipe, optaron por la carrera del aire, sólo que piloteando naves absolutamente distintas.
Por ser la primera antigüedad uno tiende a pensar que el camino lógico es de la escuela de aviación al jet de combate, pero María José siempre aspiró al vuelo estacionario. “Desde el día que postulé que quiero ser piloto de helicóptero. Entré porque eso es lo que me gusta. Lo que pasa es que es una aeronave versátil, que no sólo vuela hacia adelante, sino que también en forma vertical. En tiempos de guerra sirve para infiltrar comandos o extraer heridos, y en períodos de paz, presta gran ayuda a la comunidad, ya que ante alguna emergencia o catástrofe llega a lugares donde otros medios no pueden”.
A pesar de su evidente amor por la profesión, María José reconoce que en la eventualidad de tener que optar entre su carrera y la familia, su opción sería claramente la segunda. “Pero la institución te da todas las facilidades para compatibilizar ambas cosas, desde jardín infantil hasta que si tu pareja también es de la Fuerza Aérea, tratan de destinarlos juntos”. Un tema nada de menor, teniendo en cuenta que en la actualidad pololea con un oficial.
Pero el helicóptero es tan versátil, que se necesitan en todas la unidades, por lo que puede quedar estacionada en cualquier base de Chile. De todas maneras, eso es futuro y María José, al igual que sus compañeras, no es muy amiga de las proyecciones. De momento quiere terminar el curso y recibir su primera destinación, para saber dónde materializará sus dos sueños de cadete: volar y servir al país donde mejor pueda.

\En vuelo
A pesar de su esmirriada figura, que la hace flotar dentro de su buzo, verla arreglándose el casco antes de subir a la cabina le otorga poder, mucho poder. Una vez arriba, aprieta botones, mueve perillas y se comunica con la torre de control, igual que en las películas, hasta que las aspas comienzan a girar, el ruido del motor apaga las conversaciones, los patines abandonan tierra y el helicóptero comienza a levitar. Ahí nos damos cuenta que esto no es una película, y que después de ansiosos cinco minutos en tierra, a María José la autorización para despegar.
A no más de treinta centímetros del suelo la aeronave se suspende en el aire, mientras el operador en tierra comienza a mover los brazos con las instrucciones para el despegue. Después de un recorrido por la pista el operador estira su brazos y el helicóptero acelera en línea recta, levemente inclinado hacia delante, todo a los mismos 30 centímetros iniciales, hasta que súbitamente se eleva y comenzamos el viaje desde Cerrillos hasta la Escuela Capitán Ávalos.
Viajar en helicóptero debe ser lo más parecido a una alfombra voladora. El vuelo es suave y tranquilo, los giros provocan una leve sensación extraña en el estómago, que algún mareo provocaron al fotógrafo, pero nada insufrible. Lo mejor de todo son los movimientos verticales. Ahí es cuando uno entiende la típica frase de los pilotos de helicóptero cuando dicen que “si volar es sobrehumano, estacionario es divino”, porque la sensación de estar suspendido en el aire es francamente inenarrable.
Después de veinte minutos de vuelo, el poder celestial se agota y comienza la operación de aterrizaje. Al llegar a la pista nuevamente se suspende a 30 centímetros del suelo y gira la nave en 180º sobre su eje. El operador baja los brazos y suavemente, mientras los patines tocan tierra, nuestro sueño se acaba. “Mujer al volante, peligro constante” reza el popular chiste machista, pero si María José conduce autos igual que como lo hace con helicópteros, no dudaría ni un minuto en confiarle las llaves del mío, porque sobrevolar Santiago con ella en los comandos fue un verdadero agrado.

5 Comments:

At 3:27 p. m., Anonymous Anónimo said...

Me encanto la nota acerca de mujeres en la Fach. Una opción diferente, con sus pro y sus contras.
Imagino la emoción que se debe sentir al estar al volante de una nave como las nombradas, debe ser espectacular!!!!
Interesante nota.

 
At 9:07 a. m., Anonymous nerea said...

ola, soi nerea una chica de 15 años.lei esta pagina buskando un trabajo d mujeres importantes y de mayor kiero ser piloto de avion y no dude en buscar algo acerca de mujeres pilotos y bueno.. mis amigas empezaron a leer la pagina konmigo y se aburrieron pero ami me a encantado =D espero yegar a ser algun dia como las mujeres citadas en el texto y sentir lo ke eyas an sentido ^^ weno un saludo muy grande de la proxima piloto de avion nerea =P

 
At 9:28 p. m., Blogger henstem said...

Seria necesario mencionar a un grupo de mujeres que les hicieron la vida imposible a los pilotos de la Luftwaffe. Se trata de las Nachthexen o brujas de la noche quienes, conaviones muy viejos hicieron estragos en las fuerzas de invasion nazi a Rusia. Poco se sabe de estas heroinas en occidente... claro no son norteamericanas... pero vale la pena saber de ellas y conocer que fue necesaria la participacion de 8 pilotos de Messerschmitt para derribar a Lily Litvak una de las famosas brujas. Pueden leer mas de estas valerosas pilotos de guerra en http://fogonazos.blogspot.com/2006/07/las-brujas-de-la-noche_06.html
Espero les guste mi aporte.
Claudio

 
At 6:30 a. m., Anonymous Anónimo said...

BUENOS DIAS. ME HA ENCANTADO LEER ESTE ARTICULO. TENGO 15 AÑOS ME LLAMO MELISSA Y QUIERO SER PILOTO DE AVION.ESTOY PENSANDO ENTRAR A LA FUERZA AEREA PARA TERMINAR MI SECUNDARIO CON ALGO QUE ME APACIONA MUCHO QUE ES LA AVIACION. IGUAL NO ESTARIA SEGURA SI SERA NECESARIO, PORQUE TAMBIEN PUEDO OPTAR CON HACER ALGO APARTE, ESTDIAR PARA PILOTO PRIVADO,PILOTO DE PRIMERA CLASE ,LUEGO PARA TRASPORTE AEREO.
DESDE YA MUCHAS GRACIAS.

 
At 11:14 p. m., Blogger Camila said...

Me interesa mucho la aeronáutica, y como mujer me resulta mucho mas interesante este articulo. Cada vez que puedo realizo viajes en avión porque me encanta. En este momento estaba averiguando acerca de los Vuelos a Puerto Montt

 

Publicar un comentario

<< Home