What we must

De música, buena onda y otras hierbas.

18 octubre, 2005

¿treasure hiding?


El otro día fui al Apumanque a ver unas cosas que necesitaba. Como mi paciencia es corta, a los pocos minutos me retiraba raudamente, ya que sin grandes probabilidades de éxito, lo mío definitivamente no es vitriniar. Al salir me doy cuenta que, por los parlantes sonaba Bluebeard, de Cocteau Twins. Oh!, sorpresa de sorpresas, en ese añoso mall la música ambiente eran los Cocteau. Como escucharlos siempre es un placer, seguí caminando hasta que terminó la canción.
Esto fue el viernes. El lunes mientras hacía zapping radial caí en la Horizonte, pasaba Pitch the baby. Sí, los Cocteau nuevamente. Aunque tengo, literalmente, todos los discos de ellos (y algunos más), escucharlos en la radio abierta es un placer distinto.
La primera vez que me pasó fue en la Concierto, y fue una sensación extraña. Recuerdo mirar el ideal estupefacto, sin poder creer que eso realmente sucedía en un medio masivo. Sólo por eso la 88.5 se ganó mi respeto y admiración perpetuos.
No logro entender bien por qué, pero siento casi como un regalo que pase eso. El otro día discutíamos con Roncha, otro de mis partners, si era bueno o no que ese tipo grupos desconocidos se "masificaran", o al menos tuvieran un espacio en medios tradicionales.
Como somos tan sólo unos pocos sus seguidores, cuando te encuentras con otro sabes de inmediato que hay algo en común, un vínculo que únicamente los militantes de una banda comprenden. Los grupos desconocidos son como un tesorito, como un secreto que uno quiere guardar. Para fanáticos como yo, que silenciosa y minoritariamente rayamos la papa hace tanto tiempo con ellos, es raro que estén a disposición de todos.
Pero, por otro lado, entre tanta música chanta que anda dando vueltas, que en mi vuelven insípida y chata a las personas, creo que sería casi como una bendición de los dioses que en Chilito todos escuchen buena música.
Si me ponen entre la espada y la pared, creo que es mejor darlos a conocer (de alguna manera eso hago con este blog), pero el egoísmo musical es una bestia muy difícil de domesticar.
Una pregunta ¿Qué grupo desconocido les vuela los sesos?

3 Comments:

At 8:30 p. m., Blogger Alfredo Sepúlveda said...

Es bueno eso de vencer el egoísmo y "entregar" los gustos de uno al popolo. Total, siempre van a ser gustos de uno.

 
At 11:30 p. m., Blogger Pancha said...

Tener nuestro tesoro musical o literareo es genial, sin embargo, también es la raja que con el tiempo esos tesoritos forman parte del patrimonio de todos, a mi me encantan los Cocteau, los conocí a través de mi hermana hace algunos anhos y ahora me fascinan, y también me gusta saber que hay otros que lo van conociendo, asi también va mejorando el oído popular no?

 
At 6:33 a. m., Anonymous Anónimo said...

Antonia Font

 

Publicar un comentario

<< Home